Saltar al contenido

ELEGIR COLEGIO PARA NIÑOS SORDOS

niña sorda con mochila yendo al colegio

Elegir colegio para niños sordos es una tarea complicada y llena de incertidumbre para los papás que nos encontramos en esta situación.

Hola, soy Sandra, soy mamá de una niña sorda. Igual ya me conoces porque has leído alguno de los post de “Mi pequeña sorda”, o has visto alguno de mis videos en youtube o me has seguido por mi cuenta de instagram.

Si todavía no me sigues, te invito a que lo hagas. En todos estos medios intento transmitir de una manera positiva y cercana que el hecho de tener un niño sordo, en este caso, mi hija, es algo completamente normal y que si te encuentras en un caso similar y te acabas de enterar como a mi me pasó hace año y medio, que sepas que hay luz al final del túnel. 

Me centro ya en el post de hoy, que es un tema difícil para los papás y mamás que nos encontramos en esta situación, cómo elegir colegio para niños sordos. 

Cuando me senté con mi marido y empezamos a pensar en la situación que se venía encima con el tema del colegio la verdad es que empezaron a asaltarnos un montón de dudas para las que realmente no teníamos respuesta y todavía hoy (que ha pasado un año y medio) seguimos sin tener una respuesta que nos satisfaga al 100%. 

¿Tenemos que llevar a Martina a un colegio para niños sordos? La llevamos a un colegio para normoyentes? ¿ Qué será mejor para ella, en su desarrollo personal y que será mejor para el desarrollo de su lenguaje?

Estas son las preguntas típicas que nos hacemos todos los padres que tenemos que elegir colegio para niños sordos. 

Pero hay una pregunta que subyace en el pensamiento de todos los padres y que no se nos quita de la cabeza, ¿dónde se integrará mejor, o lo que es lo mismo, que hacer para que no se sienta diferente al resto de niños? ¿en un colegio donde vea que hay distintas realidades, con niños sordos y niños normoyentes o en un colegio donde solo se relaciones con niños sordos? Al final del post te cuento que es lo que hicimos finalmente nosotros y del lío que tengo ahora.

Cómo ves las opciones que existen a la hora de elegir colegio para niños sordos son varias:

  1. Colegio específico para niños sordos.
  2. Colegio de integración donde van tanto niños sordos como niños normoyentes y preferente para niños con discapacidad auditiva.
  3. Colegio normoyente

Toméis la decisión que toméis respecto al colegio, va a ser una buena decisión y tenéis vuestras razones para hacerlo. Nosotros, lo que hicimos fue valorar estas opciones y evaluar pros y contras, tanto a nivel personal de la niña (desarrollo de su lenguaje, nivel de integración con los niños, desarrollo personal, etc), como a nivel familiar (presupuesto familiar, distancia de nuestro lugar de residencia, etc). Para nosotros fue un buen ejercicio que nos llevó a tomar la decisión.

ELEGIR UN COLEGIO ESPECÍFICO PARA NIÑOS SORDOS

Si vives en una ciudad más o menos grande, tal vez encuentres algún centro educativo para niños sordos. De hecho, escribiendo este post me cuesta recordar alguno que nosotros hayamos encontrado en nuestra comunidad autónoma.

Esto es porque la mayoría de los colegios que eran exclusivamente de sordos fueron incluyendo también a niños normoyentes. Estos colegios son los que evolucionaron y hoy en día se corresponden con los colegios de integración y que son preferentes para discapacidades auditivas. En cualquier caso, esta opción ni la barajamos de inicio. No va en línea con el modelo de integración y de educación que queremos para Martina y me cuesta pensar que todavía sigan existiendo.

ELEGIR UN COLEGIO DE INTEGRACIÓN PREFERENTE PARA NIÑOS SORDOS

eguramente te habrás fijado que en la mayoría de los colegios donde van niños sordos hay niños normoyentes. Estos colegios preferentes los hay públicos y concertados. Favorecer la integración de los niños sordos es precisamente la labor de estos centros, otorgándoles además a los niños sordos ayudas específicas del lenguaje.

Según mi propia experiencia y lo que he ido hablando con otros papás, no todos los colegios preferentes para niños sordos son iguales. 

Por un lado tendríamos aquellos colegios que antiguamente eran colegios exclusivos para sordos. Con exclusivos me refiero a que eran únicamente para sordos (esto es lo que te comentaba en el punto anterior). Estos colegios tenían profesores sordos y el lenguaje de signos es una lengua que convive con la lenguar oral a la par.

Todos estos colegios, hoy en día, son centros educativos preferentes para niños sordos y siguen impartiendo clases con profesores sordos, además de profesores normoyentes, utilizan la lengua de signos o tienen interpretes del lenguaje,  además de comunicarse oralmente.

Por otro lado, también existen colegios que han adquirido la condición de centros preferentes de auditivos por distintos motivos. Supongo que se designarán por población de sordos en la zona, por solicitud de varios padres o por la razón que fuese. Estos centros están dotados de medios específicos a través de una mayor formación del profesorado en el ámbito de la discapacidad auditiva y de un asesoramiento técnico especializado del equipo de orientación. El profesorado suele ser normoyente aunque con los equipos específicos de orientación, logopedas etc son de especialidad auditiva y van formando al resto del personal según las necesidades específicas del alumno. 

Lamentablemente, aunque hay bastantes centros en casi todas las regiones, no hay en todas las poblaciones, así que el tema del desplazamiento hasta estos centros es un handicap si vives en una población no muy grande.

ELEGIR UN COLEGIO NORMOYENTE

Siempre puedes optar por llevar a tu hijo a un colegio donde lo normal sea que haya algún niño sordo, que esté implantado con un implante coclear o que utilice audífonos, pero por lo general no encontrarás nada específico para niños sordos. No obstante, como ya te comenté en el post “como solicitar la discapacidad de tu hijo” cualquier niño que tenga reconocida la atención temprana tiene derecho a solicitar en su centro educativo una atención específica para éste y como tal la darán una serie de horas de atención específica auditiva, ya sea en horas de logopedia (de audición y lenguaje), pedagogos terapéuticos, psicomotricidad, etc.

Si estás todavía echa un lío, tranquila. Yo tengo a día de hoy el mismo lío.

MI EXPERIENCIA CON MARTINA

Mi hija actualmente está en un colegio de integración preferente, es decir para niños sordos y  normoyentes. En mi caso, el profesorado es normoyente y el equipo de orientación sí está especializado en audición y lenguaje. Pero, cuando empecé a pensar en matricularla en el colegio, lo primero que se me pasó por la cabeza es llevarla a un colegio normoyente. 

Nosotros vivimos en una población lejos de Madrid, y en las poblaciones cercanas más grandes a nuestra casa tampoco había colegios preferentes, y el hecho de ir todos los días hasta el colegio preferente más cercano hubiese supuesto una hora y media en coche de ida y otra de vuelta en plena hora punta (porque tampoco hay transporte público).

Podríamos haber vendido nuestra vivienda y habernos ido a vivir a un sitio más cercano al colegio, pero vender una vivienda hoy en día prácticamente supone meses hasta ejecutar la venta y no disponíamos de ese tiempo puesto que teníamos que matricularla pues empezaba el curso, en septiembre.  Además, a mi otra hija ya la habíamos matriculado en uno de los colegios de la ciudad donde vivimos. Todo un lío. 

Pero de casualidad, visitando uno de los colegios de mi ciudad, en uno de esos días de jornada de puertas abiertas, me encontré con una mamá que tenía una niña hipoacúsica y que hasta entonces la estaba llevando a ese colegio que visitaba.

La mamá me llevó por la clase de su hija y me enseñó todo lo que habían hecho las profesoras y los niños por su hija. La habían tratado fenomenal, como una más de la clase y hasta le habían hecho dibujos, a modo de instrucciones diarias para que ella fuese siguiendo las actividades de la clase.

Pero me dijo la mamá que el curso siguiente no seguiría en ese colegio porque habían asignado un colegio preferente de auditivos el próximo curso en una ciudad a 25 kilometros de la nuestra y que la llevarían allí. 

Así que con esa información, me fui a ese centro, hablé con los profesores y los pedagogos y allí matriculé también a mi hija. 

La verdad es estoy contentísima con el colegio donde está Martina, la veo evolucionar mucho y además le enseñan a signar y ella nos enseña a nosotros (esto ya os lo contaré en otro post). Le dan 5 horas de logopedia a la semana y la integración con el resto de sus compañeros no ha podido ser mejor (también hablaré sobre ello en otro post). 

Pero ahora estoy indecisa, no sé qué hacer. Han abierto otro colegio muy cerca de mi casa y me estoy planteando cambiar a mis dos niñas a ese colegio. Tiene buena pinta pero no creo que tengan experiencia con niños sordos y menos que sea preferente de auditivos. 

Por otro lado quiero que mis dos hijas vayan al mismo colegio de una vez por todas. Siempre han estado separadas en colegios o guarderías distintas y no quiero que siga siendo así. Por eso tengo este lío. En este mes de marzo iré a la jornada de puertas abiertas del cole nuevo a ver si me entero un poco de como funcionan y si tienen niños sordos como Martina o hasta que punto podrían ayudarla y con qué medios cuentan. Ya os iré contando como va la cosa.

Espero que os haya gustado el post de hoy. Si queréis contarme vuestro caso estaré encantada de leeros por aquí y ver que somos muchas las que estamos igual. Seguro que me dais alguna idea. Espero que yo también os haya aportado algo con mi experiencia.

Un besazo in-men-so

MÍRALO EN YOUTUBE…

PUEDES LEER…